Me llamo Joy Michelle Kochmer y me siento honrada y emocionada de compartir una columna sobre los Beneficios sanadores del yoga y la meditación. Primero me gustaría compartir algo sobre mí. Nací y crecí en el noreste de New Jersey en el seno de una familia italiana de católicos devotos. El Sur de la Florida se convirtió en mi hogar en 1986. Yo era una joven de 16 años testaruda y amarga. Mi cumpleaños es el 15 de junio (estoy oficialmente en los 40). Mi marido Dean y yo hemos estado juntos durante 26 años, él fue mi novio de la adolescencia desde los 15 años, lo que explica mi amargura al mudarme a la Florida sin él. Después de 3 años de llevar una relación a distancia, él se mudó aquí, tenemos un hijo de 20 años, Kyle. Sinceramente
puedo decir desde el fondo de mi corazón, la vida es buena, maravillosa,
alegre, mágica.

 

No fue siempre así para mí. Antes de mis veinte años
sufrí ataques de pánico y depresión. Me resultaba difícil salir de mi casa y me
convencí de que tenía un ataque cardíaco aunque el médico me jurara que mi
corazón era saludable. Bueno, físicamente sí, mentalmente no. Después de mis
veinte años comencé a sentir un dolor de espalda insoportable, recuerdo que no
podía tocarme el pecho con el mentón. Con un diagnóstico de hernia de disco,
estenosis espinal y osteoporosis, supe que no hallaría una respuesta para mí en
los medicamentos y la cirugía.

 

Un día fui a una clase de yoga en mi gimnasio, no sabía
nada sobre el yoga pero me había interesado en la metafísica desde que era
pequeña, había algo que intuitivamente me acercaba a este yoga, resonaba en mí
a un nivel que no puedo explicar. Continué yendo, durante semanas y años.

 

Cuanto más practicaba, menos dolor sentía, cuanto más
practicaba, mis miedos, ansiedades e inseguridades comenzaron a desvanecerse. Recuerdo
haberle dicho a mi instructora que sentía la necesidad de enseñar yoga, esta
“práctica” o como quieran llamarla, ha cambiado mi vida y siento que sería
egoísta de mi parte no compartirla con los demás.

 

Poco sabía yo que el cambio en mi vida recién se estaba
iniciando. Mi misión ha sido llegar a las masas, inspirar a una persona a la
vez para que vivan una vida saludable, pacífica y alegre.

 

El yoga y la meditación literalmente me salvaron la vida
y espero compartir todas las historias inspiradoras con ustedes de una forma
simple pero profunda.

La menta puede y debe sanar al cuerpo y el cuerpo puede y
debe sanar a la mente. Hasta que nos volvamos a ver…

 

En espíritu,

Joy

(954)434-6565


Translate »